Idoia, una de nuestras mamás, opina de Little Grey Playschool

Un espacio de cuento, creado por y para los niños, y en el cual los padres y madres también son partícipes. Este mes contamos con la opinión de Idoia, madre de uno de nuestros elefantitos, que ha querido compartir su experiencia. Idoia destaca la autonomía, pasión por los libros, felicidad y tranquilidad que este espacio aporta a su hija y a ella. También reseña el valor del bilingüismo como metodología siempre presente en Grey, contribuyendo a un aprendizaje de cultura e idioma que enriquece el desarrollo y ambiente del día a día de su hija.

¿Cómo encontraste Grey Elephant?

Encontré Grey de casualidad, porque nosotros no vivimos en el barrio. Estaba un día tomando un café con una amiga y le comenté que estábamos buscando guardería para nuestra hija y ella fue quien me habló de Grey. Lo curioso es que mi amiga no tiene hijos, pero sí tenía un vecino que venía a Grey. Le sorprendía la emoción con la que el niño le contaba las mañanas en el portal de casa que se iba a Grey, todo lo que hacía en Grey y que Grey por aquí, Grey por allá… Me lo estaba contando y yo estaba encantada, pero me echaba un poco para atrás que no estuviera en nuestro barrio, un barrio que está lleno de guarderías, por cierto, aun así le echamos un vistazo a la web y nos encantó, así que decidimos ir a hacer una visita. Estábamos hablando con Sara en su despacho y a mí se me estaba poniendo cara de tonta, me encantaba todo lo que me contaba, no habíamos acabado la conversación y ya teníamos claro que nuestra hija vendría a Grey. Yo me la imaginaba allí, jugando cada día, no tenía ninguna duda de que iba a disfrutar muchísimo.

¿Qué tres cosas destacarías de Little Grey Playschool?

Del Playschool destacaría muchas cosas. Empezaría diciendo que me encanta que los padres podamos formar parte del día a día del Playschool de nuestros hijos. No llegamos por las mañanas y los dejamos a las chicas en la puerta y ¡adiós!, luego vuelvo. No, a mí me encanta ponerle a mi hija las zapatillas de casa cada día en Grey para que ella se sienta, pues eso, como en su casa. Me encanta además poder achuchar a los otros niños y hablar con ellos sobre lo guapos que están, la falda que lleva una, la trenza que lleva otra, el muñeco que tiene el otro… jugar con ellos un ratito. Hace unos días, por ejemplo, cuando fui a recoger a mi hija a las cuatro estaba aun dormida y me puse a leer unos cuentos con dos de las niñas y la abuela de otra niña, que no me conocía y estaba por allí, me preguntó si trabajaba en Grey Elephant. A esto me refiero, los padres somos Grey Elephant también, hay días que tienes más tiempo para ello y otros que vas con prisa, está claro, pero tener esa opción, la opción de poder estar con ellos un ratito allí, a mí me parece maravilloso.

Otro aspecto que me encanta de Grey es que estén todos los niños juntos desde los 15 meses a los 3 años, sin hacer ninguna distinción de edad. Creo que es muy enriquecedor para todos, tanto para los más pequeños, como para los mayores. Los pequeños se fijan en cosas que hacen los mayores e intentan imitarles, son como sus héroes, y los mayores tienen a los pequeños como sus bebés, les ayudan a comer en la hora de la comida, a ponerse las zapatillas … A mí esto me parece súper entrañable.

Por supuesto que Grey sea bilingüe español-inglés es uno de los puntos que más nos gustó cuando visitamos Grey. Juegos en ingles, canciones, una simple conversación con los niños… El inglés está siempre presente en Grey y que puedan disfrutar una vez por semana de los talleres de Hartbeeps me parece estupendo, se lo pasan genial; un día están lavando y colgando ropa, otro reciben la visita de extraterrestres, otro dirigiendo el tráfico o viendo las estrellas. Lo importante es que están en contacto con otro idioma desde muy pequeños. Hace hace unos días le regalaron a nuestra hija una estrella luminosa y cuando le dijimos que qué era eso nos dijo “Star!”. Casi nos da algo de la emoción y es que es una de las canciones que cantan en Hartbeeps, en una de las canciones ellos tienen estrellas luminosas en las manos.

Me encantan además todas las actividades que hacen cada día, como experimentan un día con arena, otro día hacen collares de macarrones y los pintan de colores o se disfrazan de bailarines, porque en Grey Elephant no tiene que ser carnaval para ponerse un disfraz. Un día llegas y te encuentras a tu hija con un tutú, con un vestido de princesa, ¡cualquier cosa vale para estar feliz!

¿Qué tres cosas ves en tu hija diferentes desde que va a Grey Elephant?

Nosotros el mayor cambio que vimos, en cuestión de días además, cuando nuestra hija empezó en Grey fue la pasión por los libros. Tenía 16 meses y aunque en casa tenía un montón de libros no conseguíamos captar su atención durante mucho tiempo. Sin embargo, pocos días después de empezar en Grey empezamos a darnos cuenta de su amor por los libros. Le gusta que le leas libros, pero le encanta sentarse en su habitación y verlos ella sola. Empezó a entretenerse ella sola con todos sus libros; era como que se los contaba a ella misma. Así que hemos tenido que cambiar el espacio en su habitación dedicado a los libros rápidamente.

Otra cosa que nos sorprende mucho de nuestra hija es su manera de comportarse en la mesa a la hora de comer. Ella come en Grey y era toda una atracción verla comer a ella sola cuando era más pequeña. No quería que la ayudáramos, cogía su cuchara, la llenaba de comida y limpiaba su cuchara en el borde del plato para no mancharse con lo que rebosaba y por supuesto, se limpiaba la boquita con la cuchara si le salía comida de la boca. Era como un adulto comiendo, ¡impresionante!

Pero sin duda, el mayor cambio que hemos visto en nuestra hija desde que empezó en Grey hasta ahora, es que las primeras semanas la dejábamos llorando casi todos los días y ahora llora cuando vamos a recogerla porque no se quiere ir. Es súper feliz allí, controla el espacio, sabe dónde está todo, canta, baila, se disfraza, experimenta, ríe, llora, comparte, está dándose abrazos y besos con los demás niños a todas horas, ¡está encantada! Ahora entiendo al vecino de mi amiga, el niño que le contaba todo emocionado las cosas que hacía en Grey.

Estéticamente, cuando entras, ¿qué te inspira?

Me encanta Grey Elephant, es un lugar muy acogedor, lleno de estímulos para los niños, no es como una guardería al uso. Es un lugar especial, como de cuento, creado para los niños. La primera vez que fui a hablar con Sara me imaginaba a nuestra hija corriendo por todas partes, escondiéndose en las casitas o llevando las sillitas a la mesa a la hora de la comida, desde el despacho a la sala grande. Me inspira diversión, una diversión con seguridad, no hay peligros. Un espacio parecido al que hemos creado nosotros en su habitación: acogedor, con cuentos, juegos o muñecos a su alcance. A mí me habría encantado ir a un lugar como Grey Elephant cuando era pequeña. Creo que es un lugar en el que a todos los niños les gustaría pasar sus mañanas. Les llama todo la atención, es como el paraíso para ellos.

Muchas gracias, Idoia, por compartir con nosotros tus pareceres de Grey Elephant y cómo nos ayudas a que cada día sea más enriquecedor.  Estamos muy felices

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.